miércoles, 27 de noviembre de 2013

Hablando con mis gafas

El otro día antes de acostarme charlaba con mis gafas, esta me comentaba que era presidenta de una asociación de gafas de Euskadi y que el próximo fin de semana tenían un simposium al cual me invitaba a ir, me sentí orgulloso de mis gafas, ignoraba que hacían una labor de tan alto nivel, así que allí   me presente en calidad de observador, había muchas gafas conocidas, me encontré con unas que eran de una ex mía, pude intuir que no le iban muy bien las cosas, pues llevaba la funda muy demacrada, los cristales sucios , la montura en mal estado, muy dejada en definitiva. Salude a otras gafas antes del acto, algunas se habían cambiado las dioptrias y pude observar que para algunas los años no pasaban, se conservaban de maravilla.
De esta manera dio comienzo la reunión en la cual tomaron parte diversos organismos de gafas.
 La presidenta juvenil de gafas hacia un llamamiento a la huelga para las próximas navidades pues no estaban dispuestas a que se les reprima teniendo que leer un sinfín de mensajes sensibleros e hipócritas via wassap, Facebook etc, la secretaria general de “gafas intelectuales”se negaba a secundar la huelga pues según ella “estaban contentas con la labor que ejercían en bibliotecas, colegios, laboratorios,  universidades etc. Después tomo la palabra la representante de gafas del PP la cual informo de un posible recorte de dioptrias por parte del gobierno, lo que fue duramente replicado por la representante de gafas socialistas, ”el gobierno nos quiere cerrar los ojos” dijo, en ese momento unas gafas que tenia a mi lado me dijeron que las gafas socialistas antes fueron unas gafas de Rajoy y que hablaban por despecho etc.
Unas gafas del todo a cien fueron expulsadas de la sala pues según la presidenta ”estas estaban suplantando la personalidad de las gafas autenticas a un precio ridículo y ademas eran de mala calidad, lo que le parecía un acto temerario e irresponsable, por lo que sus representantes quedaban fuera de dicha asociación”.
 Hablo la representante de las gafas penitenciarias y con voz entrecortada dijo ”que a sus compañeras en prisión apenas se les había dejado salir del estuche”. 
Las gafotas también tuvieron su momento, decían sentirse discriminadas por el mundo de la lentilla, pues estas les habían conducido a la mas pura marginacion.
Al final me dieron la palabra y agradecí a todas las gafas presentes el trabajo que realizaban, les prometí que a partir de ahora haré lo posible para no leer estupideces que atenten contra su labor y me dedicare a lecturas mas dignas para su oficio, también me comprometí a que cada vez que me masturbe lo haré sin gafas para salvaguardarlas de la salpicadura de cualquier agente externo. Por ultimo les jure no ver mas películas porno subtituladas para que de esa manera las dioptrias no sufran la sobre excitación o cabreo de los comentarios…..
En fin amigos, voy a ver el telediario, eso si, dejare las gafas encima de la mesilla.