miércoles, 28 de diciembre de 2016

DONALDS TRAM GRAVE TRAS SUFRIR UNA CAIDA


Good evening, everybody. Tonight, after nearly 100 years of talk and frustration, after decades of trying, and a year of sustained effort and debate, the United States Congress finally declared that America's workers and America's families and America's small businesses deserve the security of knowing that here, in this country, neither illness nor accident should endanger the dreams they've worked a lifetime to achieve.INOCENTEEEEE

domingo, 25 de diciembre de 2016

LA FAMILIA MC DONALDS, YO Y EL ATENTADO

Salgo de ensayar y me arrimo al súper para comprar cuatro cosillas, esto está  de bote en bote, la gente anda como loca con los carros, como si fuera el fin del mundo. Termino rápido y cuando me dirijo a la caja me embisten con un carro, los responsables son una pareja obesa (no tengo nada en contra de sus kilos) pero la fuerza del impacto ha hecho que me desplace 7 metros, menos mal que mi cara ha ido a empotrarse en la sección del pan Bimbo , lo que ha amortiguado el golpe. Tengo un moratón terrible y cojeo, estoy a punto de coger un chorizo y liarme a ostias ,pero en un ataque de repentina generosidad navideña todo queda por mi parte en un “tranquil no pasa nada” a lo que ellos me contestan: Chiquillo ,mira por donde andas ,que hay que estar atento a las ofertas: Sigo mi camino ,pero se me ocurre mirar hacia atrás y les veo a los dos riendo, lo que hace que cambie de opinión, coja un carro y declare la guerra a la familia Mc Donalds. Para que el impacto de mi carro tenga consistencia necesito ponerle peso, lo lleno con 5 botellas de 5 litros de agua, otras 5 de aceite y 3 cajas de leche desnatada, todo ordenado de forma militar. Cojo unas hojas sueltas de lechuga que las coloco a modo de camuflaje, en plan marine forever Eroski U.S Army. Me parapeto en una esquina esperando a que aparezca mi objetivo, en cuanto veo el morro de un carro asomar me lanzo como un energúmeno al grito de ¡Por Alàaaaaaaa ….y los Pegamoides ¡ pero me doy cuanta a tiempo que son una pareja de ancianos, aborto la operación in extremis .Me pongo a buscar a la familia Mc Donalds y los localizo en la sección bollería y colesterol, cuando me sitúo en posición de ataque huyen hacia la carnicería, momento que aprovecho para ir a otra sección, la de cosméticos y pintarme la cara de negro con un pintalabios y así darle un toque más agresivo a la situación, tipo guerrero indio mezclado con kale borroca Christian Dior Boutique. Ya tengo todo previsto para la mega acción, esto va a ser como el 11 S pero en versión folklórico-culinaria. Llamo a mi familia para despedirme, lo hago en árabe, suena más profesional, mi madre me cuelga, le mando a un amigo por whassap mis memorias, telefoneo a un diario de Elche para reivindicar el atentado bajo el nombre del: Grupo Armado Folklórico Digestivo. Con una mano empujo el carro, mientras en otra llevo el palo de una fregona por si hay lucha cuerpo a cuerpo, para motivarme pongo por el móvil a todo volumen la canción de –MI CARRO- de Manolo Escobar, por último, protejo mi cintura con rollos de papel higiénico colocados alrededor a modo de  cinturón-amortiguador o flotador suicida .Llegó el momento, la ansiada venganza…ahí voy!!!!Me lanzo con el carro, la fregona y toda mi artillería Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!!!!! …Un zumbido de guitarra me despierta, me he quedado dormido en el descanso del ensayo encima del sofá. Maldita sea! Esto es como cuando sueñas que haces el amor y te despiertas justo en el momento que vas a tener el orgasmo. Menos mal que por lo menos me he traído un bocadillo de caracoles con donuts y chistorra rebozada. Patxi Sagarna

domingo, 18 de diciembre de 2016

LA OBSESIÒN Y EL DÍA DEL ORGULLO GUL

Pensaba que por estas fechas había puesto fin a todos mis capítulos folklórico obsesivos, esos que suelo tener durante diferentes épocas del año y dependiendo de las circunstancias. El último, fue una obsesión desproporcionada por las infusiones, una toma compulsiva y sin control alguno del producto, con música hindú y sándalos de fondo para darle un toque de “toma de conciencia espiritual” y esas cosas. Después me dio por la miel, y no había abejas en todo el planeta para calmar mis empalagosas ansias. Luego vinieron los yogures, ahí rocé la paranoia, desnatados, activia, danacol, benecol, paracetamol y todo lo que terminara en ol, que para mí calenturienta mente suena muy sanador. Del folklore macrobiótico obsesivo pasé a los zumos y las bebidas isotónicas, para acabar obsesionado por la gripe y sus efectos ,con un armario lleno de ibuprofeno, aspirinas, nolotil, antiobioticos, anti térmicos, suero oral, un quirófano casero, sala de rayos x ,un desfibrilador de segunda mano comprado por Internet…por si las moscas. Luego vino la normalidad y la moderación, aunque entre medio se cruzó una terrible obsesión por la muerte que me hizo ver 985 documentales sobre diversas teorías de lo que ocurre después de estirar la pata. A consecuencia de semejante éxtasis  divino tuve alguna visión, o mensaje del más allá, lo que terminó por obsesionarme aun mas y pensar que estaba loco o poseído por algún ente maligno en plan "Sagarna, el retorno del exorcista". Al final, reflexioné y volvió la calma.
El otro día fui al supermercado, hice la compra, todo se desarrollaba de una manera equilibrada, ni una tentación, aunque hubo un amago con las cremas hidratantes. Cuando me dirigía a la caja observé que había una oferta de gulas, otra de mis debilidades, me acerqué y las había de todas clases, gulas con gambas, guliñas, putiñas, gulas bendecidas por Rajoy, gulas en polvo para esnifar, me abalancé como un energúmeno y empecé a llenar mi carro de paquetes.
Llegué a casa, puse  las gulas sobre la mesa mientras pensaba por cual me iba a decantar esa noche, opté por las más baratas, unas que me habían costado poco más de un euro. Aquello era horrible, era como comer plástico, sabia fatal, pero mi orgullo de “experto” en el tema me impedía parar de comer. El dolor de tripas que vino a continuación fue impresionante, pero me acordé que tenía unas infusiones muy buenas para estos casos, me levanté y me preparé una doble… y vuelta a empezar otra vez desde el principio. Mientras, en la cama, soñaba con un bocadillo de mejillones con salsa de conejo y revuelto de ortigas con croquetas. Eso sí, hoy día 20 de diciembre lo declaro día internacional de los Guleros. Día del orgullo GUL.Patxi Sagarna.


lunes, 12 de diciembre de 2016

EL CUARTEL DE INTXAURRONDO Y LA BOCHORNOSA SERIE DE TELE 5

Todo vale para blanquear la “conciencia “de este país, si no te convencen los argumentos que te dan, te plantan de inmediato una serie de televisión como la del otro día sobre el cuartel de la Benemérita de Intxaurrondo. Aquí la patria se construye a base de ostias, después, cuando haga falta, ya llegara algún “director” de cine patriótico en nòmina para que arregle el entuerto.
En la serie, nos dan a entender lo duro que era vivir en aquellos años en dichas instalaciones, el acoso, la tensión en la que vivían tanto los agentes como sus familias. La “película “estaba basada en un libro escrito por Rafael Vera (como no podía ser de otra manera) un individuo acusado y encarcelado por pertenencia a los GAL, que viene a ser como si al narcotraficante Pablo Escobar le hubieran puesto al frente de una brigada de narcóticos .Pero estas cosas pasan, en este país ocurren, aquí un violador puede terminar dando clases de educación sexual en los colegios, o por la tele.
En Euskalerria hay cientos y cientos de testimonios de ciudadanos vascos que han sufrido tortura en ese macro cuartel, y recalco lo de ciudadanos, por que en alguna época, cualquiera, o casi todos, éramos sospechosos para los miembros de los cuerpos policiales y parapoliciales. Te aplicaban la ley antiterrorista, estabas incomunicado, y al cabo de unos días quedabas en libertad sin cargos después de haber sufrido la bañera, electrodos, la bolsa o algún tipo de violación con algún objeto que tendrían a mano. Muchas veces, no terminaba ahí el calvario, eras traslado a Madrid, a la también temida DGS, donde proseguían la tortura hasta que te dejaban reventado, o firmabas lo que te obligaban a firmar para acusarte de lo que seria y encerrarte en la cárcel. Al margen de ideologías, aquí en Euskalerria todo el mundo sabe lo que allí pasò. No hay cosa más terrible en la historia que querer ignorar la propia historia, peor aún, taparla, dulcificarla, ocultarla y manipularla según convenga. Intxaurrondo solo se puede enmarcar en una serie de sucesos oscuros, violentos, macabros, así será recordado, y así lo recuerdan los ciudadanos de este país por mucho que tele 5 se empeñe (cadena por cierto muy acostumbrada a compadrear con la tele basura, con golfas y golfos, gentuza, calaña, vividores y demás) que serian capaz de matar a su madre por un minuto de televisión. El documental que se emitió después rallaba la sin razón, se utilizaban términos como “herramienta” y no organización terrorista de estado a la hora de denominar a los GAL, se negaba cualquier indicio de tortura, todo muy maquillado en un ambiente victimista que al final, termina siendo para espectadores como yo otra verdadera tortura .Supongo, que a las personas que han sufrido la brutalidad, el odio, la violencia y la barbarie de agentes de este cuerpo en los calabozos y mazmorras de ese cuartel, no les será muy grato ver como esos edificios y lo que han representado para muchos de ellos siguen ahí, intactos, absueltos del delito, porque eso, como otras muchas cosas, tampoco debió ocurrir. Pero algunos, se empeñan en lograr la paz tapando la boca a otros muchos gritos de dolor.Patxi Sagarna.