lunes, 14 de diciembre de 2015

EL DISTRITO MALDITO

Nuevos acordes para íntimas debilidades, otra mirada desde diferentes balcones
Bienvenidos a los caprichos de la madrugada
Un calendario sin fechas y un cigarro para el desorden
Una caricia que no tiene las prisas de otra cita después
El pueblo con nombre oculta fantasmas sin rostro, un teléfono sin camisa de fuerza  que tiene demasiados secretos
Me han instalado en una morgue para que nadie pregunte…. ¿quién es?
Son las cinco de la madrugada y no se escucha el silencio....... aun me dejo querer.
Ya no tengo que firmar en el cuaderno de visitas ni esperar en la cola de los resignados
Nuevos cabellos, nuevos perfumes, quizás para una nueva nostalgia pero que han hecho olvidar las de ayer
Andanzas del destino que caprichosamente te ha impuesto nuevas tentaciones
Las largas colas nunca sirvieron de encuentro para los hambrientos
Así son las noches en el Distrito Maldito, donde los hijos bastardos hacen sonar su música disonante, donde está presente la negación del ser humano.
El Distrito Maldito, el desguace de los canallas, donde la luz del día no entra sin el permiso de la muerte
Donde la apariencia es la perversión perfecta, donde la lujuria es la cadena perpetua
Cuando el destino está de luto: Calle Morran 13, el Distrito Maldito, la reencarnación de los degenerados, tu sueño en estado puro.
Os espero.......... en el Distrito Maldito. Patxi Sagarna