lunes, 24 de diciembre de 2012

LA NADA

Siempre he tenido cierto miedo mas que a la muerte a la nada, a esa mas que remota posibilidad de que después de todo este jolgorio ,la cosa haga punto y final y pasemos a la NADA.  He intentado indagar en como puede ser ese estado, en este mundo en el que después de todo siempre hay algo, después de la subida viene la bajada, después de lo bueno viene lo malo, después del lunes viene el martes y total que después de cascar el peine...LA NADA.
Hace unos días he tenido el privilegio de experimentar dicho estado que yo mismo he bautizado como la nada. Primero vinieron unos días que lo mismo me daba volarle los cojònes al vecino que volarmelos yo mismo, incluso hasta hace un momento estaba pensado en cargarme al Orentzero, pues semejante masa de colesterol no se si es buen ejemplo para los críos,o a los reyes magos, que con los pages y todo ,la masacre resultaría de lo mas completa , además habiendo un negro de por medio ,la cosa tendría tintes raciales etc etc.
Pero a lo que iba, después de este estado folklorico psicópata vino La Nada.
Mis palabras de repente no tenían contenido, me movía sin precisión alguna, era incapaz de distinguir cualquier estado intelectual o de cualquier tipo, pasa a la  indiferencia absoluta , eres un encefalograma plano piiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii....solo guardo una pequeña reserva de esfuerzo físico por si surge alguna urgencia.
Si podría proyectar mis emociones en ese momento en una pantalla, el resultado seria como pasar un montón de diapositivas en blanco, mis ideas de repente no tienen como propósito ningún fin, han quedado reducidas a un chispazo cerebral que se apaga antes que un fósforo en plena tormenta.
Vivir en la nada es como declararse objetor de conciencia de la vida, estas pero te niegas a estar, o no sabes por que estas ,o para que coño estas. Es un despertar espiritual en ninguna parte, la imaginación queda reducida a una pared en blanco, eres un fantasma detrás de tu propia sombra.
No hay sensaciones, interés, creatividad, es un cine mudo interior, es como la tele chispeando cuando esta averiada, no te ves, no te sientes, te ignoras,  . Es el minuto que no esta,la hora que no existe, el día que ya ha pasado, una dimensión profunda , invisible.
Pues así he pasado 3 días, el único gesto inteligente que recuerdo es el de encender un cigarro para llevármelo a la boca, por que en la NADA todavía no han prohibido el tabaco...