miércoles, 26 de octubre de 2016

LA PANTOMIMA DE ALTSASU

Toda  la jaimitada que se ha montado en torno al incidente de Altsasu, en el que supuestamente dos miembros de la benemérita y sus parejas resultaron heridos, solo demuestra el patético interés de algunos sectores de perseguir la idea de mostrar una Euskalerria que sigue viviendo en un escenario de violencia y fanatismo. Hasta los informes de la propia Guardia Civil desmienten el linchamiento de los agentes, y ni si quiera ven ningún indicio de terrorismo en lo que fue una simple pelea en la que NO participaron más de 6 personas, un numero inferior  que  está muy lejos de los 50 o 60 que algunos medios se empeñaron en  hacernos creer. Que un periódico llegue a decir que pro etarras expertos en artes marciales participaron en el “linchamiento “ roza ya el delirio de la intoxicación, y que el director de este periódico ,tenga a su disposición minutos y horas en programas de televisión todas las semanas, nos da una idea del tipo de periodismo  rastrero que anda funcionando en algunas cadenas de dicho medio. Pero en un conflicto, no solo quedan las víctimas, también quedan un sinfín de nostálgicos que se movían como pez en el agua en un escenario que ellos muchas veces se encargaban de soliviantar y calentar.
No me creo la versión de los agentes por una simple razón, llevo años viviendo aquí, y ya conozco de qué tipo son las andadas de este cuerpo de madrugada y de paisanos. Al día siguiente del "supuesto linchamiento" aparecieron en Altsasu más de 20 patrol de la Guardia Civil, intentado ,supongo,ofrecernos una fotografía que debería pertenecer al pasado, pero que les vendrá muy bien  para justificar los pluses de peligrosidad que seguro que aun siguen cobrando.
 Pero también hay víctimas que están siendo un ejemplo de superación y esfuerzo (desde sus diferentes ideas) por intentar dar una imagen de normalización en un país que vivió episodios que seguramente sirvan en un futuro para no volver a cometer los mismos errores, mientras otros victimistas, se aferran a cualquier reducto de insensatez para volver a ocupar portadas y salir otra vez a la palestra, intentando hacer ver que esta sociedad sigue igual, o de esa manera que ellos quisieran, portadas como la de Felipe González en la facultad de derecho, donde fue increpado cuando iba a dar una "conferencia". Es verdad lo que dijeron luego unos cuantos políticos, eso de que en una "democracia" todo el mundo debería tener derecho a expresarse libremente, yo soy de lo que pienso, de que este hombre tiene todo el derecho a expresarse “libremente” desde la cárcel, por carta o vis a vis.

Lo siento, ya no hay conflicto vasco, o ya no lo hay en aquella magnitud que tanto les interesaba a algunos, y que les servía para tapar todo lo que ocurría en sus cloacas. Ahora ya no les queda el maquillaje, veremos si tienen huevos o ovarios de hacer política…yo estoy seguro de que no, pero mientras me comeré un bocadillo de salchichas con almejas y menestra de lagartija. Patxi Sagarna