domingo, 29 de octubre de 2017

A TOMAR POR CULO LA IGUALDAD

Cambio de canal ,con el fin de airearme un poco de todo el tema Catalán. Haciendo zapping, topo con un programa que jamás había visto antes y que me pone los pelos de punta. La historia va, de unas madres que acompañan a sus hijos a una especie de  reality show ,y que tiene como finalidad el que estos busquen “novia”. Parece ser, que el programa lleva ya un tiempo en parrilla, lo que me hace pensar que el nivel de retraso mental de este País no está solo presente en las urnas, sino también en los casting y en las audiencias.
Las chicas, se disputan el amor de un “Don Juan” bajo un lenguaje (por parte de ambos sexos) que roza la “falta  de hervores” de los bochornosos concursantes. Una versión de lo más cacique del “amor” capaz de sonrojar e indignar a cualquiera que tenga un mínimo de sentido sobre igualdad entre los géneros. Un circo romano, donde las muchachas tienen que salir al ruedo, arrastrarse, humillarse y disputarse los favores de un Cesar en versión latín lover con pocas luces. Para despistar un poco el contenido real, el programa también incluye su apartado gay, que hace de efecto tapadera pero  sin lograr quitarle el sabor a rancio, machista y a su vez insultante que tiene para los tiempos que corren. Como si incluir a un personaje gay o a varios en la trama, haría del programa algo educativo, constructivo o digno de ser visto.
Las madres que acompañan a sus hijos en el programa, no tienen el más mínimo sentido del ridículo, y de esa manera, se prestan en un tono autoritario unas veces, marujo y estúpido otras (en plan futura suegra exigente) a rebajar a un simple objeto de juego a personas de su mismo sexo, para de esta forma, poder  satisfacer las necesidades “románticas” de sus cavernícolas, ignorantes  y machotes “nenes”. Por último, están los padres y madres de las sufridas y enamoradizas concursantes, sentados y entusiasmados desde el sofá de su casa ,contentos de ver a su hija por la tele ,y aceptando de buen grado el hecho de que estas vayan arrastrando el culo por un plato de televisión, suplicando ser la aspirante a novia, pareja o futura mujer de un tonto del pueblo sin luces cualquiera, para así después, dejar su dignidad como mujeres  a expensas de las risas y las mofas de una audiencia que, seguramente tendrá mucho en común con el contenido machista de su programa. Ni si quiera el cine más casposo y rancio de la época, se atrevió con semejante derroche de machismo elaborado con “suegra “incluida, capaz de representar un papel tan repelente, que tan solo puede ser superado por su también despreciable vástago, que se erige como el único oasis en medio del desierto, en el cual pueden beber las pobres muchachas sedientas de amor. A estas alturas del programa, yo me hago la siguiente pregunta: En un futuro no muy lejano, y después de todo este derroche mediático machista ¿Quién es la guapa que luego le dice a un soplapollas de estos que NO?

El programa, es un insulto en toda regla para cualquiera que tenga dos  dedos de frente, y sobre todo, lo es para esas miles y miles de personas que luchan y han luchado por la igualdad de género. Es un retraso y un retrato  sin escrúpulos de una sociedad machista, un espectáculo humillante, al que se presta gentuza como esta, que no tienen ningún tipo de rubor, hervor, dignidad ni compromiso para con los valores actuales de esta sociedad, un derroche de testosterona sin vida inteligente en el cerebro, con ganas de famoseo varonil inculto, mezclado con aspirantes a portada de alguna revista cutre, para consumo exclusivo de admiradores del NODO. Así que hoy, no me como ningún bocadillo… porque lo he vomitado todo.Patxi Sagarna