miércoles, 2 de enero de 2013

ENERGIA MAL GASTADA

Ahora que empezamos un nuevo año y nos lanzamos a cometer los mismo errores que el año pasado vendría bien hacer un repaso y ver el tiempo y derroche de energía que hemos desperdiciado en vano. Horas en vela por nada y para nada, días de pensamientos que no tenían destino alguno o mas función que provocarte una tremenda jaqueca, meses en vano para intentar despistar a la realidad, esa con la que nos cuesta ponernos frente a frente y a la que intentamos evadir a base de falsas esperanzas.Cuanto tiempo perdido intentando justificar lo injustificable, queriendo dar la vuelta a la tortilla sabiendo que estaba quemada, noches enteras dedicadas al fracaso, días y días entregados a ilusiones frustradas ya de antemano, a personas que no merecían ni un minuto de nuestra atención.
Cuanto tiempo dedicado a la razón,a la obstinación, al por que de las cosas, a la autocompasion, a la melancolía, con música de fondo para doblegar su efecto.
Cuanto tiempo pretendiendo hacer cambiar a los demás cuando la solución estaba en cambiar nosotros respecto a ellos, cuanto tiempo fingiendo que eres lo que no sientes, esperando a quien no va a venir. Cuantas horas pidiendo milagros, cuando lo que uno debe hacer es dar para recibir, cuanto recreo en el resentimiento justificado o sin justificar,cuantos planes en saco roto por que te dedicaste a planearlos de antemano.
Cuanto tiempo dedicado al ayer y al mañana, cuando lo que tienes que vivir es el hoy, cuanto tiempo emperrado en ser como los demás quieren que seas, en buscar su aprobación, cuando lo que tienes que hacer es ser tu mismo y te quieran como tal. Cuanto tiempo dedicado a decir a los demás lo que tienen que hacer, cuando lo correcto es que les digas como lo has hecho. Cuanto tiempo regalado a solucionar vidas de otros mientras la tuya se esfuma por el retrete, cuanto tiempo queriendo sacar de donde no hay, cuantas lagrimas en vano frente a ese álbum de fotos ya imposible.
En definitiva, cuanto tiempo robado al tiempo, cuanta energía mal gastada. Creo que seria mas honesto dar las gracias por estar vivo, por tener un día mas para elegir lo que hago con mi vida, para cambiar o intentarlo, para no dejar mis emociones en manos de nadie, por que no se vosotros, pero yo estoy aquí de PROPINA y algo si que he aprendido."Habra un millón de cosas que no pueda cambiar, pero ni una sola que no pueda aceptar" la aceptación es voluntaria la resignación forzosa y dolorosa. Solo espero que este escrito os aporte un segundo de ilusión, si es así me doy por satisfecho.Vamos a dejar que ese insospechado recurso interior que todos llevamos dentro fluya y nos aporte energías positivas. SALUD Y ROCK AND ROLL