domingo, 25 de diciembre de 2016

LA FAMILIA MC DONALDS, YO Y EL ATENTADO

Salgo de ensayar y me arrimo al súper para comprar cuatro cosillas, esto está  de bote en bote, la gente anda como loca con los carros, como si fuera el fin del mundo. Termino rápido y cuando me dirijo a la caja me embisten con un carro, los responsables son una pareja obesa (no tengo nada en contra de sus kilos) pero la fuerza del impacto ha hecho que me desplace 7 metros, menos mal que mi cara ha ido a empotrarse en la sección del pan Bimbo , lo que ha amortiguado el golpe. Tengo un moratón terrible y cojeo, estoy a punto de coger un chorizo y liarme a ostias ,pero en un ataque de repentina generosidad navideña todo queda por mi parte en un “tranquil no pasa nada” a lo que ellos me contestan: Chiquillo ,mira por donde andas ,que hay que estar atento a las ofertas: Sigo mi camino ,pero se me ocurre mirar hacia atrás y les veo a los dos riendo, lo que hace que cambie de opinión, coja un carro y declare la guerra a la familia Mc Donalds. Para que el impacto de mi carro tenga consistencia necesito ponerle peso, lo lleno con 5 botellas de 5 litros de agua, otras 5 de aceite y 3 cajas de leche desnatada, todo ordenado de forma militar. Cojo unas hojas sueltas de lechuga que las coloco a modo de camuflaje, en plan marine forever Eroski U.S Army. Me parapeto en una esquina esperando a que aparezca mi objetivo, en cuanto veo el morro de un carro asomar me lanzo como un energúmeno al grito de ¡Por Alàaaaaaaa ….y los Pegamoides ¡ pero me doy cuanta a tiempo que son una pareja de ancianos, aborto la operación in extremis .Me pongo a buscar a la familia Mc Donalds y los localizo en la sección bollería y colesterol, cuando me sitúo en posición de ataque huyen hacia la carnicería, momento que aprovecho para ir a otra sección, la de cosméticos y pintarme la cara de negro con un pintalabios y así darle un toque más agresivo a la situación, tipo guerrero indio mezclado con kale borroca Christian Dior Boutique. Ya tengo todo previsto para la mega acción, esto va a ser como el 11 S pero en versión folklórico-culinaria. Llamo a mi familia para despedirme, lo hago en árabe, suena más profesional, mi madre me cuelga, le mando a un amigo por whassap mis memorias, telefoneo a un diario de Elche para reivindicar el atentado bajo el nombre del: Grupo Armado Folklórico Digestivo. Con una mano empujo el carro, mientras en otra llevo el palo de una fregona por si hay lucha cuerpo a cuerpo, para motivarme pongo por el móvil a todo volumen la canción de –MI CARRO- de Manolo Escobar, por último, protejo mi cintura con rollos de papel higiénico colocados alrededor a modo de  cinturón-amortiguador o flotador suicida .Llegó el momento, la ansiada venganza…ahí voy!!!!Me lanzo con el carro, la fregona y toda mi artillería Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!!!!! …Un zumbido de guitarra me despierta, me he quedado dormido en el descanso del ensayo encima del sofá. Maldita sea! Esto es como cuando sueñas que haces el amor y te despiertas justo en el momento que vas a tener el orgasmo. Menos mal que por lo menos me he traído un bocadillo de caracoles con donuts y chistorra rebozada. Patxi Sagarna